Renovación apostólica en mi universidad

Peregrinar enseña que caminamos con un objetivo claro y bien definido. Peregrinamos hacia un lugar. En este caminar descubres que necesitas de otros. En cada momento de la peregrinación uno va viendo que en solitario, imposible caminar.Por otro lado nos percatamos de lo mucho que Dios nos da y que valoramos ¡tan poco! Al experimentar su carencia vemos que tenemos mucho. Si solo fueran estos los frutos de la peregrinación, ya teníamos bastante y solo por esto valía la pena. Pero hay más.

En lo personal, he renovado mi ilusión apostólica en mi universidad. El compartir experiencias con otros que también se juegan el tipo por dar la cara como universitarios cristianos, te anima. Vas descubriendo lo que realmente eres y no lo que crees que eres. Aprendes a conocerte más. Palpas tus limitaciones y miserias precisamente en la convivencia prolongada con otros. Limitaciones que he experimentado, que me indican lo mucho que todavía me queda para llegar a la santidad a la que Dios nos llama. El ponerme en camino revela lo que necesito mejorar y al contrastar mi vida con la de las madres carmelitas, me anima a seguir firme al pie del cañón, aunque caiga muchas veces.

Es triste, pero muy pocos tienen una meta clara en la vida. Ni siquiera los cristianos nos planteamos ya ser santos. Es normal que nos sintamos autosuficientes, capaces de poder hacerlo todo por nuestras propias fuerzas. Y es posible porque hemos abandonado el campo del espíritu, que no es menos real que el físico y material. Aspiramos a demasiado poco o nada. Si no salimos y caminamos, en el caso de los bautizados, por el camino que Dios nos traza, no me extraña que pensemos en que Dios ya no es atractivo.

Por tanto, he renovado mi firme determinación a la que nos invitaba Santa Teresa en la peregrinación. Determinación que sigue viva en las madres Carmelitas Descalzas. Testimonio maravilloso que prolonga a Santa Teresa hasta nuestros días y que interpela en lo más profundo del alma a no dejar por nada del mundo el seguimiento de Cristo. ¡Qué bueno es Dios que nos da ejemplos de vidas totalmente entregadas a “solo Dios”.La determinación a la santidad parece una pretensión; pero si Dios pone el deseo en mi corazón, junto con la Virgen Inmaculada, tengo la certeza de alcanzar a Dios.

Walter Vanegas
Filología hispana

"Ha sido una experiencia inolvidable, más y mejor de lo que pensaba"

“En tiempos recios, amigos fuertes de Dios”, parece mentira que esta frase dicha por Santa Teresa hace 500 años resume a la perfección el papel que debemos tomar como cristianos en el mundo de hoy, incluido en la universidad.

Para mí la Ruta Teresiana ha sido como un soplo de aire fresco y un aliciente para un día a día y creo que, entre otras cosas las adictivas charlas con las monjas o la fraternidad en el grupo ha sido responsable de ello."¿Qué mandáis hacer de mí?"

Mª. Pilar Terrero
Odontología

 

Recorrimos los caminos de Santa Teresa, pero no de cualquier manera, sino empapándonos de su espiritualidad

Una espiritualidad que no envejece por mucho que pasen los años y los siglos. Lo pudimos comprobar especialmente cuando visitamos los Carmelos de “descalzas” donde se guarda fielmente el espíritu de la santa. No deja de impresionarme la alegría que desprenden las monjas. Desde mi mentalidad de viajero empedernido me parece ilógico que se pueda ser feliz encerrado en un convento. Y sin embargo, es impresionante la alegría que desprenden. Alegría que creo nace del desprendimiento de todo lo innecesario y del trato cercano con Dios. Nosotros también vivimos un poco de esto. Largos ratos de oración, rosario y asambleas crearon un ambiente bastante enriquecedor. La alegría se convirtió en la nota predominante e hizo que además de espiritual, esta peregrinación fuera muy divertida. El espíritu de Santa Teresa se mantiene 500 años después. La ruta teresiana es una gran experiencia que ojalá se pueda repetir pronto.

Javi Gómez
Piloto militar

 

Da igual la vocación que se tenga, el fundamento de la idea de Dios y vivir el cristianismo es la misma

La experiencia de la peregrinación definir como increíble. Ha sido muy completa en todos los aspectos. En comparación con la del año pasado podría decir que ha sido menos dura físicamente porque hemos hecho menos kilómetros y hemos tenido más privilegios (piscina), pero me ha gustado más por otras cosas como las asambleas, el ambiente de comunidad que hemos formado…

Las asambleas me han encantado, todos los temas han sido muy interesantes y aunque había algunos que los había oído antes, me ha ayudado a recordar ideas importantes y ha reflexionarlas, espero poner algunas en práctica. Me han ayudado a descubrir a Santa Teresa de Jesús y ver que ella como cualquier persona también tiene miedos, inquietudes, dudas…De todas las asambleas, las que más me han marcado don los textos del Padre Morales (me han gustado los consejos), la acción misionera de la iglesia, la Eucaristía, la Virgen… La caminata aunque ha sido un poco árida porque era un paisaje muy seco, me ha ayudado a meterme y a comprender más de lo que vivió Santa Teresa. El locutorio con las monjas me ha ayudado a descubrir otra parte de la iglesia que desconocía y como dijo uno, da igual la vocación que se tenga, el fundamento de la idea de Dios y vivir el cristianismo es la misma

La caminata aunque ha sido un poco árida porque era un paisaje muy seco, me ha ayudado a meterme y a comprender más de lo que vivió Santa Teresa. El locutorio con las monjas me ha ayudado a descubrir otra parte de la iglesia que desconocía y como dijo uno, da igual la vocación que se tenga, el fundamento de la idea de Dios y vivir el cristianismo es la misma

Almudena Torres
Farmacia


Testimonios gráficos

Ruta recorrida

Día 1: Alba de Tormes

  • Desplazamiento en autobús desde Madrid hasta Alba de Tormes (Salamanca).
  • Visita guiada a una de las sedes de las Edades del Hombre.
  • Visita guiada de la ciudad y del museo "Carmus".

Día 2: Alba de Tormes - Macotera

  • 24 kilómetros, la etapa más dura ahora que estamos frescos.
  • Dormimos en Macotera.

Día 3: Macotera - Mancera - Duruelo

  • 8 kilómetros hasta Mancera, donde tendremos el privilegio de ser recibidos por las Madres Carmelitas de Mancera.
  • Comida en Mancera.
  • 7 kilómetros hasta Duruelo donde dormiremos.

Día 4: Duruelo - Narros del Castillo

  • Santa Teresa y san Juan de la Cruz pasaron por aquí, y las Madres Carmelitas de Duruelo nos lo contarán en vivo.
  • Comida en Duruelo.
  • Tan solo 8 kilómetros nos separan de nuestro siguiente objetivo: Narros del Castillo.

Día 5: Narros del Castillo - Fontiveros

  • 13 kilómetros hasta la cuna de san Juan de la Cruz, Fontiveros.
  • Visita guiada del museo y de la iglesia-casa natal.

Día 6: Fontiveros - Gotarrendura

  • Retomamos la peregrinación en serio con 25 hasta Gotarrendura, para que las piernas no se oxiden ;-)
  • Visita del palomar de santa Teresa.

Día 7: Gotarrendura - Narrillos

  • Penúltima etapa hasta Narrillos, 18 kilómetros, con Ávila ya a la vista.

Día 8: Narrillos - Ávila - Piedrahita

Día 9: Piedrahita - Madrid

  • Desplazamiento y visita a las Madres Carmelitas de Piedrahita.
  • Vuelta a Madrid.