Nadie Sin Cenar 2016

 

 

300 manos para 300 corazones. Ese ha sido el lema de este año para nuestra campaña Nadie Sin Cenar.

Un año más, recibimos la generosa donación anónima (por parte de un hostelero madrileño) de 300 menús completos de cena, para repartir entre personas sin hogar el día de Nochebuena. Así el pasado 24 de diciembre, conseguimos reunir a más de 300 voluntarios que nos ayudaron a llevar a cabo esta repartida, que se llevó a cabo entre las 17 y las 19h por las calles del centro de Madrid.

¿El objetivo? Acompañar en una noche tan especial, tan de familia; a estas personas que están pasando por la difícil situación de no tener un hogar donde refugiarse.

La mecánica del proyecto ha sido la siguiente: cada voluntario portaba una caja con un menú completo de cena, donado por el hostelero. El objetivo era donar esa caja a una persona sin hogar que encontrara por la calle, y conversar un rato con ella, interesándose por su situación, haciéndole un rato de compañía, y felicitándole la Navidad.

Se trataba de un menú sencillo, con un plato de pasta, otro de carne o pollo, algo de pan, una botella de agua con su vaso, fruta y un bollito como postre. El objetivo, nos recuerda nuestro donante, es también demostrar a los voluntarios que basta un menú sencillo para poder cenar dignamente en Nochebuena, y hacer ver que los excesos navideños son absolutamente prescindibles. Ellos nos agradecen enormemente este menú caliente tan sencillo; ¿por qué tú no te conformas con una comida más modesta, y compartes algo con los que más lo necesitan?

Se recorrieron 12 rutas diferentes pasando por puntos como Plaza Mayor, Ópera, Plaza de España, Embajadores, Plaza Jacinto Benavente, Colón, Las Vistillas o Tribunal. El perfil del voluntario fue my variado, lo que enriqueció enormemente la actividad. Participaron desde adultos hasta grupos de jóvenes universitarios, pasando por muchas familias que decidieron aprovechar las fechas navideñas no sólo para realizar una actividad todos juntos si no que también aprovecharon muchos padres para mostrar a sus hijos esta dura realidad a la que muchas veces hacemos oídos sordos. Creo que fuera cual fuera la situación del voluntario al llegar, se fue con una buena experiencia y los ojos un poco más abiertos al sufrimiento de estos conciudadanos que están pasando por un bache en sus vidas.

Desde Cáritas Madrid Universitaria querríamos dar las gracias tanto a las 300 personas que regalaron su tarde del día 24 como a las otras 1200 personas que nos escribieron con intención de apuntarse a la actividad. ¡Fue realmente impresionante la reacción de la sociedad madrileña ante nuestra llamada! ¡Más de 1500 personas dispuestas a colaborar! Desgraciadamente las cenas eran limitadas y no todos pudieron asistir, pero ojalá que este fervor por ayudar y mejorar un poco nuestro mundo no decrezcan! Os esperamos en próximas ediciones de Nadie Sin Cenar y cada miércoles en la actividad de Bocata Solidario.

Equipo de Cáritas Madrid Universitaria.